Esta Navidad regala ¡pijamas bonitos!

¡Buenos días!
Como no podía ser de otra forma, ya nos están animando las chicas de HandBox a que hagamos una Navidad ultra creativa y muy "Diy" con otro de sus desafíos para los bloqueos de costura.  
Y yo encantada. Además, nos han retado a utilizar telas de Ribes y Casals para crear algo relacionado con la Navidad y, entre todos los bloggers participantes, podemos optar a un premio al mejor proyecto.
(A petición popular, he añadido al final de este post la transformación partiendo de un patrón base para realizar el pantalón de pijama con la chaqueta a juego ;))
Mi idea, aunque no lleva telas con el típico estampado navideño, sí que la considero de temática exclusiva de navideña. Porque si no, ¿en qué otra fecha vas a regalar pijamas calentitos y monísimos? Pues claro, en Reyes o en Noche Buena, o en el día que se reúna tu familia :)

Ya es diciembre. Ya podemos ponernos festivos

¿También sois de los que hacíais el maratón de visitas de pequeños? Cuando te levantabas en casa y... ¡habían llegado los reyes!. Y después de desayunar ibas a casa de los amigos de la familia donde los reyes habían dejado globos con el nombre de cada uno. Allí alguno no se había podido esperar a abrir los regalos todos juntos, claro. Pero allí estaba tu globo con tu nombre y debajo tu regalo esperándote. Así que allí te tomabas el aperitivo y después te ibas a comer a casa de los abuelos, donde, mira tú por dónde, también habían pasado los Reyes ¡y había un regalo para tí! Además de tus dulces favoritos, esos que sólo tu abuelo sabe que te gustan y que a tu madre nunca jamás se le ocurre comprar. Y bueno, ya para merendar, se reunía toda la familia en la casa del tío de turno para tomar roscón (el único dulce que no me gusta de la Navidad, puaaj) y te ponías a hablar con tus primos de los regalos que le "habían caído" a cada uno.
Supongo que en cada familia este "maratón" es diferente. De hecho el mío ya no es así, porque ya no somos niños y la vida y las circunstancias cambian. Pero bueno, seguimos con la tradición de hacer las visitas, y con tradiciones nuevas como la de tomar el roscón (o cualquier otra cosa) con ese amigo que ya ha vuelto al trabajo y tiene a la familia lejos, abrir regalos con la futura familia política, algunos ya están formando su propia familia y en consecuencia, sus propias tradiciones... En fin. 
¿Se nota que me gusta la Navidad?
Pues ahora os cuento ¡lo que no me gusta! Jejeje. Mira, me encanta la Navidad, pero odio el consumismo desmesurado, alocado e inconsciente. Siempre me han agobiado las aglomeraciones de gente. Por supuesto tampoco me gusta nada el frío, pero bueno en Navidad como que te pega, como que queda bien. Pero ya puestos, que nieve. Que haga frío sin que nieve me parece una tomadura de pelo. Y por supuesto, otra cosa que no me gusta son los regalos "chorra". Esos regalos que psché, que van a acabar guardados en un cajón, devueltos o en la basura. Prefiero un regalo hecho a mano, unas entradas para un espectáculo, chocolates... Pero no sé, ya una vez desacostumbrada del consumismo, tener cosas que no necesito o que no voy a usar no me hacen sentir bien.

¿Volvemos a los pijamas?

Jajaja. Os decía que mi propuesta para el reto son pijamas. ¡Síiii! Sé que puede parecer un regalo un poco como los calcetines. Pero son cosas que son útiles y, a diferencia de los calcetines, yo los he pensado para poder lucirlos en esas ocasiones en las que la "adultez" te gana y piensas: "no tengo un pijama decente para ir a casa de Fulatino o para estar desayunando en el Rbnb con Menganito y compañía en tal u otro viaje."
Para mi esto es síntoma de madurar, jajaja. Veréis cuando empiece a necesitar una bata para quedarme a dormir en casa de los suegris, jajaja.
Nada, de verdad, el tema es que creo que tener un pijama bonito, decente y calentito que te salve  de recibir al cartero con un mínimo de decencia es clave en cualquier armario que se precie. Así que me parece un regalo que a mi misma me haría ilusión. 

Mi historia con los pijamas

Además, durante un tiempo trabajé en una tienda donde se vendían pijamas y batas muy bonitos, y una de las cosas que aprendí fue que TODAS somos muy especialitas a la hora de dormir. Hay gente que no puede dormir con camisón largo, pero sí con camisón corto. O gente que no le gusta dormir con mangas por mucho frío que haga fuera. Y hay gente que en verano duerme con pantalón corto pero en invierno prefiere el camisón.
También tenemos las personas que sólo pueden dormir con ropa de seda. O los que no pueden dormir con ropa de seda. O los que tienen algún tipo de alergia y sólo pueden usar tejidos naturales. Yo por ejemplo no puedo dormir con pijamas que tengas botones en el delantero. O con el suje. Y en invierno soy de las que se mete a dormir con el pantalón por dentro del calcetín pero a lo mejor al mismo tiempo duermo con camiseta de tirantes. Cosas imposibles de explicar, pero que no puedes evitar.
Por cuando me quedo a dormir por ahí, me gusta llevar una mañanita mona, para no ir en tirantes por la vida. Este término, "mañanita", también lo aprendí en la tienda donde trabajé. Resulta que la chaquetilla  de punto rosa para ponerme encima del pijama de verano que me compró mi madre hace un millón de años, tiene un nombre y se llama "mañanita". Claro, yo en la intimidad de mi hogar, me echo por encima un jersey o una sudadera y me quedo tan campante hasta que es la hora de dormir que vuelvo a mis tirantes.
(Aquí tenéis a la susodicha "mañanita" ;))

Mi propuesta para el desafío:

Así que mi propuesta para el desafío es doble. Un conjunto para regalar, y otro para mi. Ambos inspirados en los pijamas camiseros peeeeero, por supuesto sin botones incómodos para dormir.
Yo me he hecho un pantalón ancho con una mañanita a juego. Y quiero buscar puntos de algodón para hacerme un par de camisetas para utilizar debajo. Me apetece mucho una en mostaza y otra en algún estampado que le vaya bien. Que creo que va a ser un poco más difícil de conseguir, pero ya lo veremos.
Y el otro es otro pantalón ancho con camiseta sin mangas y escote pico. Este es para regalar. Y como primero llega el post, y luego el regalo, no puedo desvelar por aquí para quién es. Pero editaré este párrafo en cuanto los Reyes Magos me den el OK.

Aprende a poner vivos de cordón perfectos

Para hacer los pijamas con el toque camisero, he puesto vivos de cordón en color mostaza en puños, bajos de los pantalones y en los bordes de la camiseta. Me parece que es el detalle clave para ese guiño al pijama masculino.
Os dejo aquí el enlace a mi canal de Youtube con el videoTIP de cómo poner un vivo y cómo cerrar un vivo. Sobre todo me parece interesante enseñaros cómo cierro yo los vivos de cordón ya que para los pijamas tuve que cerrarlos tanto en las sisas, como en las perneras del pantalón y en los puños de la mañanita (en el escote en pico no porque lleva costura en el centro del delantero).

Desafío navideño con Ribes y Casals 

Para este nuevo desafío Handbox he utilizado villelas estampadas (o viyelas, ¿alguien sabe cómo se escribe?, porque no viene en la RAE...) de Ribes y Casals.  Os he dejado enlazada la amarilla. La gris la tenéis en tienda física, por ahora. El vivo y las cintas de los pantalones y la mañanita son de algodón. Los encontráis en mil colores en las mercerías.
Podéis ver el resto de proyectos participantes en redes sociales utilizando el hashtag #navidad18ribesycasals y por supuesto en las redes de Ribes y Casals y de HandBox.
Y las votaciones a partir de mañana lunes día 3 en el Facebook de Ribes y Casals. Entre las tres fotos con más "me gusta", el jurado elegirá al ganador!!
Voy a cotillear el resto de propuestas Navideñas para ir cogiendo un poco el espíritu festivo, que ya en este puente toca decorar, que también tengo la tradición de decorar en el puente de diciembre :)
Os dejo con las fotos y os prometo que después de Reyes haré fotos con el pijama rosa sin mangas puesto sobre su nueva dueña! ;)
(Así quedan de bien las vistas por dentro con esta puntada interna que os enseñé en este videoTIP)

Transformación de patrón:

Añado por aquí la transformación que he hecho yo para sacar el pijama. Como muchas me habéis pedido cómo hacer la mañanita, os añado a este post la transformación de la mañanita y , ya de paso, del pantalón
Yo he partido de mi patrón base de manga, mi patrón base de cuerpo delantero, patrón base espalda y de mi patrón base de pantalón.
A partir de ahí, o de un pantalón o camiseta que tengáis y que os guste, podremos hacer una serie de transformaciones muy muy sencillas para crear nuestras dos piezas de pijama :)
Empezamos con la mañanita.
  1.  Vamos primero con el delantero. En la imagen veis el patrón base (en el enlace que os he dejado está el patrón hasta la cintura. Tengo que actualizarlo porque hoy por hoy, yo he rectificado mi patrón base para que me sirva tanto para cuerpos como para vestidos. Por supuesto os avisaré en cuanto los tenga actualizados ;))
  2. Sobre el patrón en papel cortamos con tijeras de papel desde la pinza de talle hasta el centro de pecho +, y desde la pinza de pecho hasta el centro de pecho +. De esta forma, al estar el patrón cortado, podremos cerrar la pinza de pecho como se indica en la figura 2.
  3. Ahora, para la mañanita, yo he dibujado a mano un escote en "V" hasta el pecho y haciendo una curva he terminado en el bajo en el centro delantero. También he aprovechado para darle un poco más de holgura en la sisa dibujándola más amplia en la axila pero dejando intacto el hombro. Y por último he reducido un poco el ancho de cadera que se ha formado al cerrar la pinza de pecho. Lo he dejado prácticamente igual que el ancho de cadera inicial.
  4. Así quedaría la nueva pieza de patrón e cuerpo delantero para la mañanita. En el patrón en papel he marcado sobre el escote con una pequeña línea la altura a la que quiero que quede el lacio para cerrar la chaqueta. Si lo tenéis claro marcadlo ahora y así podréis hacer una muesca sobre la tela al cortar para que os quede bien simétrico. Si no lo tenéis claro tampoco pasa nada. Cuando tengáis la chaqueta a medio montar probárnosla para veros delante de un espejo y ver a qué altura os gusta más el lazo.
Y la espalda es mucho más sencilla:
  1. Para la espalda, lo mismo que os comentaba antes. Yo he modificado mis patrones para que me lleguen a la cadera en vez de a la cintura. En caso de que sólo los tengáis hasta la cintura, podéis añadir el patrón base de falda y cortar a la altura que os venga mejor.
  2. En la espalda volvemos a hacer como en el delantero con la sisa: la abrimos un poco abajo pero mantenemos intacto el hombro. Además, debemos comprobar que el costado nos mide de largo exactamente lo mismo que el costado del patrón delantero de la mañanita que acabamos de sacar. Si no es así debemos rectificarlo. Yo lo rectifiqué y lo dejé un poco más recto, como en el dibujo.
  3. Así quedaría el nuevo patrón de la espalda de la mañanita. Los piquetes que veis en la sisa los hago sólo en la espalda cuando voy a poner manga. En la manga haré dos piquete similares en la parte de la sisa de la espalda para que al coser me sea fácil identificar en qué lado colocar cada manga.
En este mismo dibujo de arriba os he añadido la transformación de la manga.
Como hemos abierto un poco la sisa en los patrones del cuerpo, a la manga habrá que ensancharle lo mismo. Si por ejemplo, en el patrón del cuerpo hemos bajado 1cm en el delantero y otro en la espalda, añadiremos 1cm a cada lado de la manga como en el dibujo. 
Si queremos añadirle el puño para poner el vivo como en mi mañanita, cortaremos la manga a la altura que queremos que comience el puño y dibujaremos el puño. El puño es un rectángulo que tiene el ancho de la bocamanga que acabamos de dibujar y el doble de largo de lo que queramos de puño. Es decir, si quiero que mi puño tenga 5 cm de ancho, cortaré 10cm (más los márgenes de costura que añadáis). Por eso he dibujado una línea de simetría horizontal a lo largo de la pieza de puño, porque el puño irá doblado por ahí.
Y por último el pantalón. Que es muy sencillo. En mi caso, quería el pantalón a la cadera, no a la cintura como el patrón base original (que también os quiero actualizar)
  1. He dibujado el patrón base delantero porque la transformación de la espalda la haréis exactamente igual.
  2. Lo primero es dejar la cintura al mismo ancho que la cadera. Esto es porque ya que no lleva cremalleras ni botones, tenemos que asegurarnos de que nos entran nuestros culetes, que si no nos da algo si lo terminamos y no nos lo podemos poner. Yo además aproveché para ensanchar el bajo, porque quería el pantalón ancho. Y, tal y como hemos hecho con la manga, cortamos el patrón a la altura que queremos poner nuestro vivo de cordón.
  3. Dibujamos la nueva altura de cadera (línea discontinua de abajo). La línea discontinua de arriba es el doblez que necesitamos para introducir el lazo y el elástico. Desde la nueva línea de cadera dibujaremos un rectángulo hacia arriba que tenga de ancho lo que mida el ancho del elástico más el centímetro de costura. Por ejemplo, mi elástico mide 2,5 cm, si dejo un margen de costura de 1,5 cm, desde la línea de cadera tendré que dejar 4cm de margen hacia arriba. Y por otro lado, también os repito que igual que hemos hecho con el puño de la mañanita, aquí tendremos un rectángulo que mida de alto el doble de lo que queremos que mida la vuelta del bajo. Y de ancho  podemos hacerlo del largo total del contorno de la pernera. En el dibujo se ve como media pernera, pero podéis hacerlo de una vez y así tendrá sólo una costura lateral.
  4. Así quedaría el patrón final. La única diferencia con el patrón de la espalda es que he marcado dónde quiero que vayan los ojales para pasar los lazos y la línea por dónde va la tela doblado en el interior para pasar la goma y el lazo (sí, yo puse ambas porque prefiero la goma suave pero el lazo me parece bonito :))

Cualquier duda ya sabéis, aquí en los comentarios para que compartamos con otras personas que puedan tener la misma duda, o directamente a mi mail ;)
¡Que paséis una feliz semana!
¡Besos! :)
Image and video hosting by TinyPic

Cose conmigo: Kimono de terciopelo

¡Buenos días!
Y feliz puente a los madrileños ;)
Mientras lees esto yo ya he madrugado hace un ratito para irme de puente al norte. ¡Viva la lluvia y el fresquito! No. Cero. Ya sabéis que odio el frío y el invierno, pero también sabréis que, gracias a ello, siempre encuentro los tejidos más calentitos para mis costuras soñadas de esta época del año. 
Por eso, cada vez que me retiran de la vista las telas veraniegas para dar paso a la aburrida paleta de color del invierno, mis ojos siempre se van directos a los terciopelos, a los paños de lana y a cualquier tela con un estampado que no sea en tonos grises o marrones.
En fin, que yo móvil en mano, ya os enseñé por mi stories que me había enamorado de un terciopelo estampado súuuuper bonito. Perfecto para un kimono de otoño. Perfecto para esta época de fiestas que se acerca. Perfecto para ponerme encima de cualquier cosita mona e ir un poco más abrigada cuando recibes gente en casa. Perfecto para sentirte una diva desayunando cualquier mañana. En fin, si simplemente ¡perfecto!
Lo que sí quería, era hacerlo con un patrón más elaborado (veréis que no es gran cosa), pero quería que todo asentara bien, por eso, como veréis en las fotos de cerca, tiene vistas a juego con el ribete verde.
Las telas que elegí fueron el terciopelo estampado (11,25€/metro), en concreto, del cual necesitaréis dos veces el largo del kimono. Es decir, si queremos que el kimono nos llegue por encima de la rodilla, medimos desde el hombro a la rodilla y multiplicamos por dos. Y la otra tela es un crepe satén verde (9,95€/metro) que tienen siempre en Ribes y Casals, en su sección de fiesta y del que van variando los colores. Por un lado es brillo y por el otro mate. Yo lo utilicé por el lado de brillo. En este caso necesitaremos un largo para sacar las vistas al hilo. Os sobrará tela, seguro, así que pensad bien el color y seguro que de ahí os puede salir un top o una falda corta.
¡¡¡¡¡¡!!!!! Aviso a principiantes. Los terciopelos elásticos son muy bonitos pero muy malos para coser. Tienen la cara interior resbaladiza. Si queréis coser terciopelo y no tenéis mucha experiencia, os recomiendo que utilicéis los de tapicería o los de algodón. No son elásticos pero se dejan coser más fácilmente. El crepe sin embargo no os va a dar problemas. Este en concreto es maravilloso por su peso y su granulado.


Medidas:

Os voy a decir cómo dibujo el patrón del kimono. Aunque sabéis que tenéis una versión más sencilla en este post, si queréis combinar dos tejidos como he hecho yo, os recomiendo que os quedéis aquí.
Es muy fácil ya veréis. Pero primero os voy a enseñar las medidas que he tomado yo.
A: Largo. Como os he dicho importante saber cómo de largo queremos nuestro quimono. ¿A la cadera? ¿Hasta los pies? ¿A media pierna? Piensa con qué lo vas a combinar y si de ese largo lo vas. usar mucho o poco.
B: Ancho. Para el ancho os recomiendo que os midáis la cadera a la altura del culete porque suele ser la parte más ancha que tenemos las chicas. Dividid esa medida entre cuatro y listo. He diferenciado entre el patrón de espalda (B1) y el patrón del delantero (B2). El B2 será un poco más ancho porque se cruza. Yo le he dado nada más que cinco centímetros extra. Puedes cruzarlo a tu gusto todo lo que quieras.
C: Cuello. La medida estándar es de 7cm según qué patrones. Al ser un kimono abierto yo he puesto 6 cm nada más.
D: Largo de manga. Medimos desde el cuello hasta la muñeca (en caso de que queramos manga larga).
E: Ancho de manga. En mi caso la he hecho de 30cm. Es decir, en total tendremos un recorrido de 60 cm sumando la espalda. Me parece cómoda y suficientemente ancha.
F: Ancho del puño. El que te guste más. En mi caso de 15cm. Ten en cuenta que lo que le des al puño se lo quitarás a la manga del kimono.

Patrón:

Una vez claras las medidas podemos dibujar el patrón. Una vez dibujado añadiremos los márgenes de costura. Primero te enseño aquí las piezas que vas a necesitar para tu kimono.
A: Delantero x2
B: Espalda. Doblada al lomo para obtener una única pieza simétrica.
C: Puño x2. Es un rectángulo de 30x60cm que se dobla por el lado largo creando un puño de 15cm de ancho.
A*: Vista de la espalda x2 (es decir, 4 piezas simétricas dos a dos)
B*: Vista del delantero x2 (es decir dos piezas simétricas cortadas al lomo)
Ahora sí vamos a dibujar el patrón. Empezaremos dibujando el patrón de la espalda:
Con las medidas que tenemos, vamos paso a paso:
  1. Dibujamos un rectángulo que mida A de largo por B1 de ancho.
  2. Desde la esquina superior izquierda hacia la derecha colocamos los 6cm de C. Desde la esquina superior derecha hacia abajo medimos 5 cm (es una medida estándar para darle caída al hombro, aunque podéis hacerlo recto y omitir este paso). Trazamos una línea horizontal que pase por la marca de los 5cm.
  3. Colocamos la medida del hombro (sin el puño) desde el cuello hasta que apoye en la línea horizontal de los 5cm. Dibujamos el contorno del cuello con una curva suave.
  4. Colocamos la medida E en perpendicular al hombro que acabamos de dibujar en el paso anterior.
  5. Unimos la manga con el bajo haciendo una curva suave hasta la cintura aproximadamente. Desde ahí para abajo va en línea recta.
  6. Dibujamos el ancho que queramos que tenga nuestro cuello verde. El mío tiene 6cm.
El cuello y el resto del kimono (así como el puño) se separan y se les da margen de costura independiente uno del otro. Más abajo os detallo los márgenes de costura.

Ahora vamos a por el patrón del delantero. Veréis que se dibuja prácticamente igual hasta el paso 5. Esta vez no contamos con el lomo de la tela ya que las piezas van separadas, al contrario que en la espalda, que será una pieza única.

  1. Dibujamos un rectángulo que mida A de largo por B1 de ancho.
  2. Desde la esquina superior izquierda hacia la derecha colocamos los 6cm de C. Desde la esquina superior derecha hacia abajo medimos 5 cm (es una medida estándar para darle caída al hombro, aunque podéis hacerlo recto y omitir este paso). Trazamos una línea horizontal que pase por la marca de los 5cm.
  3. Colocamos la medida del hombro (sin el puño) desde el cuello hasta que apoye en la línea horizontal de los 5cm. Aquí no tenemos que dibujar el contorno del cuello.
  4. Colocamos la medida E en perpendicular al hombro que acabamos de dibujar en el paso anterior.
  5. Unimos la manga con el bajo haciendo una curva suave hasta la cintura aproximadamente. Desde ahí para abajo va en línea recta. Hasta aquí todos los pasos son iguales que en el dibujo de la espalda.
  6. En el bajo, ampliamos el ancho de la base con la medida B2 sobrepasando el centro de la simetría. Dibujamos el borde verde en recta o en curva y le damos exactamente el mismo ancho que en la espalda, es decir, en mi caso, 6 cm.
Nos quedan dos piezas. De la del kimono tendremos dos simétricas y del borde verde tendremos cuatro simétricas dos a dos, una para para el exterior y otra para para hacer de vistas interiores.

Termina tu patrón: márgenes de costura

Los pasos del 1 al 5 son idénticos, pero además, debemos asegurarnos de que tanto los costados como los hombros midan igual en el delantero y en la espalda. Esto es importante porque van a ir cosidos entre sí y tienen que casar bien.

Ahora, para dar los márgenes de costura te contaré que en este post vamos a aprender dos técnicas muy socorridas de costura: la costura francesa y el "understiching" o costura interna.

La costura francesa necesita algo más de margen de costura que el habitual de 1cm. En el paso a paso te he dejado un vídeo explicativo. Así que tanto a los hombros como al costado vamos a darle un margen de 1,5cm. Al resto del patrón podemos darle el mismo margen o un margen de 1cm.

Por supuesto, a las piezas de la espalda que van al lomo no hay que dibujarles margen de costura en el patrón.

Antes de cortar:

Súper importante. Tenéis que saber que el terciopelo (y las telas con pelito en general) tienen un sentido. Me refiero a que, aunque sepáis la dirección del hilo, el pelo va hacia UN SENTIDO. Es decir, si sujetáis vuestro terciopelo delante de un espejo probad a ponerlo primero en un sentido y luego dadle la vuelta para que se quede en el sentido contrario, veréis que no brilla igual. Así que, antes de meter tijera, aseguráos de que estáis colocando el terciopelo en el sentido correcto. Os lo enseñaré por vídeo en stories.


Cose tu kimono paso a paso:

Una vez hayas cortado todas las piezas (A, A*, B, B* y C) podemos empezar a coser.
  1. Vamos a coser A y B por los hombros y los costados utilizando una costura francesa. A continuación tienes un videoTIP donde lo explico más detalladamente. Si ya estás familiarizada con la costura francesa, ¡adelante! Tienes que encarar los reveses de la tela y coser a medio centímetro. Plancha las costuras abiertas y vuelve a encarar las telas, esta vez por el derecho, para pasar una costura a un centímetro. Planchamos y podemos probarnos el kimono a ver si estamos contentas con nuestro largo. Éste es un buen momento para rectificarlo si lo crees conveniente.
  2. Unimos ahora las vistas del crepe verde. Por un lado unimos cada A* con B*, de forma que nos van. a quedar dos piezas iguales. Las encaramos por el derecho y las cosemos por el lado del exterior, el que no va unido al terciopelo. Al igual que veis en la siguiente foto, vamos a realizar una costura interna que se verá sólo por el vista interior. Esta costura lo único que hace es que la tela interna se venza hacia el interior y que a la hora de planchar no sobresalga. Tienes un vídeo explicativo también a continuación. Este tipo de costura se denomina "understiching". Cerramos la costura por abajo y dejamos abierto el lado que va unido al terciopelo.
  3. Cosemos el bajo del kimono, de la parte de terciopelo que hemos cosido en el paso 1. Hemos de haber dejado el mismo margen de costura que en el bajo de la vista de crepe.
  4. Encaramos la vista de crepe verde con el terciopelo y cosemos a lo largo de todo el cuello y la apertura delantera. Planchamos y sobrehilamos. Yo además, le pasé después un pespunte visto paralelo a la costura por el terciopelo para sujetar el borde de costura hacia el interior.
  5. Cogemos las dos piezas de la manga. Cosemos cada una por separado, uniendo entre sí los lados cortos de 30cm. Planchamos la costura abierta y de nuevo planchamos a lo largo para que  se quede la forma del puño. Encaramos el puño en la bocamanga de terciopelo, alineando los cantos de la tela. Cosemos todo el contorno. Planchamos y sobrehilamos.
Foto del bajo con la vista remallada.

 Foto de las vistas en la zona del cuello. Se aprecia la costura interna (understich)

Detalle de la costura interna en las vistas de crepe.

Foto de los puños colocados para coser. Ya cosidos y sobrehilados.

VideoTIP: costura francesa (paso 1)

Video Tip: Understiching (paso 2)


¡Y listo!

Me pareció una buena excusa para explicar estos dos recursos de costura tan sencillos pero tan prácticos. Os enseñaré más opciones donde utilizar tanto la costura interna como la costura francés. Yo casi que uso la costura interna más a menudo. La costura francesa la uso para casos muy específicos, pero la costura interna ya es casi un paso más para mi, como el planchado o el sobrehilado tras hacer la costura.


Os dejo por último con fotos de como quedan los acabados por el exterior y por el interior. Y ya sabéis, cualquier duda me escribís! Nos leemos!!!!







Y tras este post larguísimo ¡¡me despido!! ¡Feliz finde!
¡Besos! :)


Image and video hosting by TinyPic

Día internacional del DIY

¡Buenas!

El pasado 25 de septiembre, las chicas de Handbox crearon una nueva fecha a señalar en el calendario: el día internacional del DIY.
Antes de verano, nos propusieron a varios bloggers de diferentes temáticas relacionadas con las manualidades, a que creásemos un pequeño tutoría en vídeo para compartirlo en el Gran día!!!
Yo estoy encantada de haber podido celebrar este día con ellas. Las he visto nacer como comunidad y convertirse en una muy muy grande con mucha gente divertida, interesante y, sobre todo ¡creativa!

(foto de HandBox)

Así que por aquí os dejo mi aportación, junto con el resto de vídeos, para que os inspiréis, para que escojáis hacer un tutoría o todos y, por supuesto, nos encantará ver todas vuestras creaciones con el hashtag #diadeldiy.


Mi tuto es un poco para mi vuelta al cole costuril ;)

Con un poco de papel de regalo bonito forré una libreta para que se convierta en mi cuaderno de costura y en el que pueda ir concentrando todos mis avances con la máquina. Porque, al final, por eso fue que empecé todo esto :)

Espero que os guste!
¡Besos! :)
Laura

Pumpkin Cardidress

¡Buenos días!
Estoy súper contenta de compartir por aquí con vosotros mi primera experiencia como "tester" de patrones de costura.
Además, me hace el triple de ilusión porque el patrón pertenece a Ana de Cocowawa Crafts, que para los que no la conozcáis es una blogger de costura bellísima por dentro y por fuera. Ana vive en Reino Unido y me muero de envidia con sus publicaciones y sus recomendaciones. Dan ganas de volver a visitar Londres y hacer una ruta turística costuril, que incluya todas las tiendas, mercerías y academias de costura que ella conoce.

En 2016 Ana sacó su primer patrón (online y en PDF) y éste que os presento es el último que ha lanzado hace pocos días. Se llama "Pumpkin" y, como todos sus patrones, tiene varias versiones. Desde un cárdigan hasta un vestido sin mangas. Lo genial es que puedes combinar las opciones para confeccionarte el diseño que más te guste.
Y lo más increíble es que, entre todas las "testadoras" se puede ver que cada opción es distinta! Y eso que todas partimos del mismo patrón :) (Podéis ver todas las opciones con el hashtag #pumpkinpattern y #cwpumpkinpattern)
Como os decía, me ha hecho mucha ilusión ser parte del lanzamiento del Pumpkin, y me ha divertido mucho hacer de "tester" para comprobar el patrón.
Ana lo explica muy bien, los pasos son sencillos de seguir y los pasos de confección son aptos para todos los niveles. Además, te ayuda con recomendaciones sobre el tejido y los acabados, por si no saber por dónde empezar.
Yo elegí para mi Pumpkin un punto tipo Chanel, con un punto roma blanco en contraste y botones dorados. Y del patrón escogí la opción larga con mangas, escote cuadrado y bajo recto. Quería algo clásico y qu eme pudiera servir para cuando tenga algún plan arreglado de otoño, aunque estos días me lo he puesto sin parar para abrigarme por las mañanas, que ya refresca en Madrid ;)
Os dejo con las fotos del resultado final! Espero que os guste y que os encanten el resto de propuestas también!

¡Feliz martes!
¡Besos! :)
Laura 

DIY: Clutch marmolado

¡Buenos días!

Aquí os traigo el post del clutch marmolado que os enseñaba por instagram.


Para los que no lo hayáis visto os cuento la historia:

Tengo un bolso tipo clutch transparent que me pongo muchísimo, pero muchísimo, muchísimo. Me lo compré porque va con todo y así cada vez que tenga una boda o evento me lo puedo poner.

Peeeeeero, lo estropeé! ¿Cómo? Pues no sé muy bien. Si veis en la foto está blanquecino, como si se hubiera rayado. Yo lo notaba un poco suelto y decidí separar el metacrilato de la parte dorada y pegarlo con pegamento rápido. Lo hice un día por la mañana y esa noche me lo puse para una fiesta. Al día siguiente cuando lo fui a guardar estaba como si tuviera vaho. Así que, inconsciente de mi, empecé a cortarlo con cuanto producto se me ocurrió. Incluida acetona. Nunca NUNCA, nunca jamás uséis acetona en metacrilato.


El resultado como habéis visto en la foto es que se queda blanquecino y mate. Me dio mucha pena pero me sabía fatal tirarlo.

Así que hete aquí la solución!! Me acordé del post de hace mil años de Marta de 2nd funniest thing, en el que decoraba unas cajas de madera con spray y le daba un nuevo aspecto como si de mármol se tratase.

Y pensé: "de perdidos al río, ya no pierdo nada por intentarlo"

Así que esto fue lo que hice:



MATERIALES:

Fue una idea feliz pero por suerte tengo muchos materiales por casa. Me levanté una mañana y en media hora lo tenía hecho. Sólo necesitas:
  • el bolso en sí
  • sprays de los colores que quieras (yo utilicé fucsia, crudo y rosa salmón muy clarito).
  • Un recipiente en el que quepa el bolso cómodamente y con un poco de fondo.
  • Agua
  • un palillo de madera
  • Cinta de carrocero (pintor) o washi tape.
PASOS:
  1. Antes de empezar tienes que saber que hay que hacerlo muy rápido porque el spray seca enseguida. Así que lee bien todos los pasos para tenerlo claro antes de empezar.
  2. Tapa con el washi tape las zonas que no quieras que se pinten, en mi caso el marco dorado del bolso.
  3. Llena el recipiente con agua.
  4. Prepara y agita bien los sprays que vayas a usar.
  5. Ve rociando con spray sobre el agua, no muy cerca y rápidamente. La pintura formará una capa superficial muy fina y si dejas pasar el tiempo se quedará seca.
  6. Con el palillo mezcla los colores.
  7. Inmediatamente sumerge una mitad del bolso y sácala con cuidado pasados dos segundos.
  8. Se quedarán hilos colgando de la pintura. Pon con cuidado el bolso en vertical para que caiga y puedes hacer dos cosas:retirarlos con cuidado o dejarlos sobre la superficie. Yo los dejé sobre la superficie y esas zonas han quedado rugosas, pero no me pareció que haya quedado mal :)
  9. Se seca enseguida. En cuanto esté seco haz la otra cara y vuelve a dejar secar.
  10. Ya puedes quitar el washi y disfrutar de tu nuevo bolso!

Yo por si acaso le rocié con barniz en spray. No varía el acabado pero como soy muy torpe, protegerá contra los golpes que le de en un futuro ;)

¡Y listo!

Es súper fácil. Aunque es recomendable hacer una prueba primero, porque de verdad que seca súper rápido y no te lo esperas.


¿Qué marmolearíais vosotros?
Espero que os guste o que os pueda sacar de un apuro ;)

¡Besos! :)
Laura