Cose conmigo: Kimono de terciopelo

¡Buenos días!
Y feliz puente a los madrileños ;)
Mientras lees esto yo ya he madrugado hace un ratito para irme de puente al norte. ¡Viva la lluvia y el fresquito! No. Cero. Ya sabéis que odio el frío y el invierno, pero también sabréis que, gracias a ello, siempre encuentro los tejidos más calentitos para mis costuras soñadas de esta época del año. 
Por eso, cada vez que me retiran de la vista las telas veraniegas para dar paso a la aburrida paleta de color del invierno, mis ojos siempre se van directos a los terciopelos, a los paños de lana y a cualquier tela con un estampado que no sea en tonos grises o marrones.
En fin, que yo móvil en mano, ya os enseñé por mi stories que me había enamorado de un terciopelo estampado súuuuper bonito. Perfecto para un kimono de otoño. Perfecto para esta época de fiestas que se acerca. Perfecto para ponerme encima de cualquier cosita mona e ir un poco más abrigada cuando recibes gente en casa. Perfecto para sentirte una diva desayunando cualquier mañana. En fin, si simplemente ¡perfecto!
Lo que sí quería, era hacerlo con un patrón más elaborado (veréis que no es gran cosa), pero quería que todo asentara bien, por eso, como veréis en las fotos de cerca, tiene vistas a juego con el ribete verde.
Las telas que elegí fueron el terciopelo estampado (11,25€/metro), en concreto, del cual necesitaréis dos veces el largo del kimono. Es decir, si queremos que el kimono nos llegue por encima de la rodilla, medimos desde el hombro a la rodilla y multiplicamos por dos. Y la otra tela es un crepe satén verde (9,95€/metro) que tienen siempre en Ribes y Casals, en su sección de fiesta y del que van variando los colores. Por un lado es brillo y por el otro mate. Yo lo utilicé por el lado de brillo. En este caso necesitaremos un largo para sacar las vistas al hilo. Os sobrará tela, seguro, así que pensad bien el color y seguro que de ahí os puede salir un top o una falda corta.
¡¡¡¡¡¡!!!!! Aviso a principiantes. Los terciopelos elásticos son muy bonitos pero muy malos para coser. Tienen la cara interior resbaladiza. Si queréis coser terciopelo y no tenéis mucha experiencia, os recomiendo que utilicéis los de tapicería o los de algodón. No son elásticos pero se dejan coser más fácilmente. El crepe sin embargo no os va a dar problemas. Este en concreto es maravilloso por su peso y su granulado.


Medidas:

Os voy a decir cómo dibujo el patrón del kimono. Aunque sabéis que tenéis una versión más sencilla en este post, si queréis combinar dos tejidos como he hecho yo, os recomiendo que os quedéis aquí.
Es muy fácil ya veréis. Pero primero os voy a enseñar las medidas que he tomado yo.
A: Largo. Como os he dicho importante saber cómo de largo queremos nuestro quimono. ¿A la cadera? ¿Hasta los pies? ¿A media pierna? Piensa con qué lo vas a combinar y si de ese largo lo vas. usar mucho o poco.
B: Ancho. Para el ancho os recomiendo que os midáis la cadera a la altura del culete porque suele ser la parte más ancha que tenemos las chicas. Dividid esa medida entre cuatro y listo. He diferenciado entre el patrón de espalda (B1) y el patrón del delantero (B2). El B2 será un poco más ancho porque se cruza. Yo le he dado nada más que cinco centímetros extra. Puedes cruzarlo a tu gusto todo lo que quieras.
C: Cuello. La medida estándar es de 7cm según qué patrones. Al ser un kimono abierto yo he puesto 6 cm nada más.
D: Largo de manga. Medimos desde el cuello hasta la muñeca (en caso de que queramos manga larga).
E: Ancho de manga. En mi caso la he hecho de 30cm. Es decir, en total tendremos un recorrido de 60 cm sumando la espalda. Me parece cómoda y suficientemente ancha.
F: Ancho del puño. El que te guste más. En mi caso de 15cm. Ten en cuenta que lo que le des al puño se lo quitarás a la manga del kimono.

Patrón:

Una vez claras las medidas podemos dibujar el patrón. Una vez dibujado añadiremos los márgenes de costura. Primero te enseño aquí las piezas que vas a necesitar para tu kimono.
A: Delantero x2
B: Espalda. Doblada al lomo para obtener una única pieza simétrica.
C: Puño x2. Es un rectángulo de 30x60cm que se dobla por el lado largo creando un puño de 15cm de ancho.
A*: Vista de la espalda x2 (es decir, 4 piezas simétricas dos a dos)
B*: Vista del delantero x2 (es decir dos piezas simétricas cortadas al lomo)
Ahora sí vamos a dibujar el patrón. Empezaremos dibujando el patrón de la espalda:
Con las medidas que tenemos, vamos paso a paso:
  1. Dibujamos un rectángulo que mida A de largo por B1 de ancho.
  2. Desde la esquina superior izquierda hacia la derecha colocamos los 6cm de C. Desde la esquina superior derecha hacia abajo medimos 5 cm (es una medida estándar para darle caída al hombro, aunque podéis hacerlo recto y omitir este paso). Trazamos una línea horizontal que pase por la marca de los 5cm.
  3. Colocamos la medida del hombro (sin el puño) desde el cuello hasta que apoye en la línea horizontal de los 5cm. Dibujamos el contorno del cuello con una curva suave.
  4. Colocamos la medida E en perpendicular al hombro que acabamos de dibujar en el paso anterior.
  5. Unimos la manga con el bajo haciendo una curva suave hasta la cintura aproximadamente. Desde ahí para abajo va en línea recta.
  6. Dibujamos el ancho que queramos que tenga nuestro cuello verde. El mío tiene 6cm.
El cuello y el resto del kimono (así como el puño) se separan y se les da margen de costura independiente uno del otro. Más abajo os detallo los márgenes de costura.

Ahora vamos a por el patrón del delantero. Veréis que se dibuja prácticamente igual hasta el paso 5. Esta vez no contamos con el lomo de la tela ya que las piezas van separadas, al contrario que en la espalda, que será una pieza única.

  1. Dibujamos un rectángulo que mida A de largo por B1 de ancho.
  2. Desde la esquina superior izquierda hacia la derecha colocamos los 6cm de C. Desde la esquina superior derecha hacia abajo medimos 5 cm (es una medida estándar para darle caída al hombro, aunque podéis hacerlo recto y omitir este paso). Trazamos una línea horizontal que pase por la marca de los 5cm.
  3. Colocamos la medida del hombro (sin el puño) desde el cuello hasta que apoye en la línea horizontal de los 5cm. Aquí no tenemos que dibujar el contorno del cuello.
  4. Colocamos la medida E en perpendicular al hombro que acabamos de dibujar en el paso anterior.
  5. Unimos la manga con el bajo haciendo una curva suave hasta la cintura aproximadamente. Desde ahí para abajo va en línea recta. Hasta aquí todos los pasos son iguales que en el dibujo de la espalda.
  6. En el bajo, ampliamos el ancho de la base con la medida B2 sobrepasando el centro de la simetría. Dibujamos el borde verde en recta o en curva y le damos exactamente el mismo ancho que en la espalda, es decir, en mi caso, 6 cm.
Nos quedan dos piezas. De la del kimono tendremos dos simétricas y del borde verde tendremos cuatro simétricas dos a dos, una para para el exterior y otra para para hacer de vistas interiores.

Termina tu patrón: márgenes de costura

Los pasos del 1 al 5 son idénticos, pero además, debemos asegurarnos de que tanto los costados como los hombros midan igual en el delantero y en la espalda. Esto es importante porque van a ir cosidos entre sí y tienen que casar bien.

Ahora, para dar los márgenes de costura te contaré que en este post vamos a aprender dos técnicas muy socorridas de costura: la costura francesa y el "understiching" o costura interna.

La costura francesa necesita algo más de margen de costura que el habitual de 1cm. En el paso a paso te he dejado un vídeo explicativo. Así que tanto a los hombros como al costado vamos a darle un margen de 1,5cm. Al resto del patrón podemos darle el mismo margen o un margen de 1cm.

Por supuesto, a las piezas de la espalda que van al lomo no hay que dibujarles margen de costura en el patrón.

Antes de cortar:

Súper importante. Tenéis que saber que el terciopelo (y las telas con pelito en general) tienen un sentido. Me refiero a que, aunque sepáis la dirección del hilo, el pelo va hacia UN SENTIDO. Es decir, si sujetáis vuestro terciopelo delante de un espejo probad a ponerlo primero en un sentido y luego dadle la vuelta para que se quede en el sentido contrario, veréis que no brilla igual. Así que, antes de meter tijera, aseguráos de que estáis colocando el terciopelo en el sentido correcto. Os lo enseñaré por vídeo en stories.


Cose tu kimono paso a paso:

Una vez hayas cortado todas las piezas (A, A*, B, B* y C) podemos empezar a coser.
  1. Vamos a coser A y B por los hombros y los costados utilizando una costura francesa. A continuación tienes un videoTIP donde lo explico más detalladamente. Si ya estás familiarizada con la costura francesa, ¡adelante! Tienes que encarar los reveses de la tela y coser a medio centímetro. Plancha las costuras abiertas y vuelve a encarar las telas, esta vez por el derecho, para pasar una costura a un centímetro. Planchamos y podemos probarnos el kimono a ver si estamos contentas con nuestro largo. Éste es un buen momento para rectificarlo si lo crees conveniente.
  2. Unimos ahora las vistas del crepe verde. Por un lado unimos cada A* con B*, de forma que nos van. a quedar dos piezas iguales. Las encaramos por el derecho y las cosemos por el lado del exterior, el que no va unido al terciopelo. Al igual que veis en la siguiente foto, vamos a realizar una costura interna que se verá sólo por el vista interior. Esta costura lo único que hace es que la tela interna se venza hacia el interior y que a la hora de planchar no sobresalga. Tienes un vídeo explicativo también a continuación. Este tipo de costura se denomina "understiching". Cerramos la costura por abajo y dejamos abierto el lado que va unido al terciopelo.
  3. Cosemos el bajo del kimono, de la parte de terciopelo que hemos cosido en el paso 1. Hemos de haber dejado el mismo margen de costura que en el bajo de la vista de crepe.
  4. Encaramos la vista de crepe verde con el terciopelo y cosemos a lo largo de todo el cuello y la apertura delantera. Planchamos y sobrehilamos. Yo además, le pasé después un pespunte visto paralelo a la costura por el terciopelo para sujetar el borde de costura hacia el interior.
  5. Cogemos las dos piezas de la manga. Cosemos cada una por separado, uniendo entre sí los lados cortos de 30cm. Planchamos la costura abierta y de nuevo planchamos a lo largo para que  se quede la forma del puño. Encaramos el puño en la bocamanga de terciopelo, alineando los cantos de la tela. Cosemos todo el contorno. Planchamos y sobrehilamos.
Foto del bajo con la vista remallada.

 Foto de las vistas en la zona del cuello. Se aprecia la costura interna (understich)

Detalle de la costura interna en las vistas de crepe.

Foto de los puños colocados para coser. Ya cosidos y sobrehilados.

VideoTIP: costura francesa (paso 1)

Video Tip: Understiching (paso 2)


¡Y listo!

Me pareció una buena excusa para explicar estos dos recursos de costura tan sencillos pero tan prácticos. Os enseñaré más opciones donde utilizar tanto la costura interna como la costura francés. Yo casi que uso la costura interna más a menudo. La costura francesa la uso para casos muy específicos, pero la costura interna ya es casi un paso más para mi, como el planchado o el sobrehilado tras hacer la costura.


Os dejo por último con fotos de como quedan los acabados por el exterior y por el interior. Y ya sabéis, cualquier duda me escribís! Nos leemos!!!!







Y tras este post larguísimo ¡¡me despido!! ¡Feliz finde!
¡Besos! :)


Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario :)