Sobrevivir al frío con "flow"

¡Buenos días!
Hoy comparto con vosotras el primer post de 2019. Y lo hago súper feliz y súper bien acompañada de la mano de Katia fabrics y la preciosa tela que vais a ver en las fotos. 
La tela tiene un estampado precioso de Lady Desidia y otra cosa que tiene buena es que está certificada con OEKO TEX, que para los que no lo sepáis, es un certificado ecológico que asegura que este tejido no lleva químicos en su proceso de creación, lo que es bueno para nuestra piel, y también para el planeta.
No he hecho foto de la cara interior de la tela, pero es felpa blanca. Súper agradable y calentita para el frío. ¡Hurra!
Porque sí, ya están las rebajas dando paso a la primavera-verano 2019, peeeero ¡NO! El frío NO se va aún, señoras. Sólo acaba de llegar.
Así que en este mes de enero estoy cosiendo cosas muy muy abrigaditas. Entre ellas, mi futuro #kellyanorak (regalazo de Navidad) yyyy una sudadera con mucho "flow". Ésta:
Para los que vais a la nieve en temporada, esto lo vais a entender muy bien: ¿Quién tiene más "flow"? ¿El mejor snowboarder o el mejor vestido de la pista?
Jajaja. ¡Correcto! Todos podemos ser los mejores en el apreski con un buen look de "snow" ;)
Yo con esta sudadera confío en despistar, porque yo soy muy patosa, muy miedosa y no me sacas de la palomita, (¿la plumita?). En fin, que yo con aprender la técnica de levantarme del suelo ya tengo echado el día en la pista.
Pero nadie se podrá imaginar mi falta de equilibrio en la pista cuando me vea con esta sudadera larga tan a tope de flow.
Y dejando las bromas a un lado, tenía unas ganas enorrrrrmes de probar este patrón. Lo veía circular en mi Pinterest pero me llevaba a un enlace ruso sin explicaciones ni nada relacionado. Así que oye, decidí experimentarlo y contároslo por aquí.
Así que partiendo de nuestro patrón base, podemos hacer esta sudadera drapeada y añadirle una manga larga para no pasar nada de frío en estos meses.

¿Empezamos?

Transformación del patrón:

  1. Vamos a empezar con el delantero, que lleva la transformación para el drapeado. La espalda realmente la he dejado sencilla. Partiendo del patrón base de cuerpo delantero vamos a realizar el patrón e la sudadera dando holgura para el drapeado del escote y subiendo el cuello para que quede alto.
  2. Para ello obviamos la pinza de talle (en gris) la tratamos como si no estuviera lo que dará holgura al patrón. En el papel para calcar, cerramos la pinza de pecho pegándola con celo y aplanaremos el papel. 
  3. Quedarán arruguitas, no os preocupéis, porque es normal. En mi dibujo aparece plano pero sobre vuestro papel de seda (papel Manila o el que utilicéis, se formarán arrugar cuando tratéis de aplanar el patrón sobre la mesa.
  4. Ésta es nuestra base sobre la que vamos a modificar el escote y el largo. Yo me hice la sudadera muy larga (me tapa el culete) y el cuello lo hice un poco alto porque me resulta más agradable en invierno llevar el cuello protegido.
  5. Desde la altura de la cintura, trazamos líneas como las que veis de puntos que vayan desde el centro delantero hasta el hombro, de manera que dividamos el patrón en 7 partes. (No es obligatorio que sean 7, pero yo las hice a ojo y me salió esa cantidad)
  6. Cortamos con la tijera de papel por la línea de puntos para separar las piezas y las reconocemos dejando unos centímetros de diferencia entre ellas. (Entre 2-3cm en mi caso, cuanto más espacio entre las piezas, mayor holgura tendrá vuestro drapeado). Os dejo un poco más abajo una foto que hice malamente con el móvil. El papel es semitransparente y el revés de la tela es blanco, así que no se aprecia muy bien, pero es un poco la disposición que utilicé con mis piezas del patrón sobre la tela.
  7. He intentado mantener más o menos igual la medida del ancho a la altura de la sisa para que no se me cayera de hombros. Os lo digo para que lo tengáis en cuenta, ya que al abrir el patrón hacia afuera, nos olvidamos y se nos puede quedar demasiado ancho. Así que como veis en el dibujo, lo que hice fue darle hacia afuera, la medida de cadera que había perdido al girar el patrón. La sisa y el cuello se mantienen igual, por lo que podéis utilizar vuestro patrón base de manga sin necesidad de modificaciones. Y como podéis observar, el patrón queda como para vestir a una jirafa, por eso será MUY importante, marcar los piquetes de las piezas que hemos cortado en el hombro, para saber dónde tenemos que hacer pliegues.
  1. Aquí vemos el patrón base de espalda. Para la espalda sólo modificaremos el hombro y el costado para que quede la sudadera larga y de cuello alto. Os recuerdo que es muy importante que el largo de hombro y el largo de costado coincidan con la misma medida tanto en el delantero como en la espalda, ya que van cosidos juntos. Al acabar de dibujar los patrones en papel os recomiendo que midáis y comprobéis que os cuadran.
  2. Al igual que en el delantero, omitiremos la pinza de talle para dar holgura.
  3. Dibujamos el cuello más alto (no más cerrado, que nos tiene que entrar la cabeza) y el costado más largo. Comprobamos, como os decía, que midan lo mismo que el hombro y el costado del patrón del delantero.
  4. Aquí podemos ver los patrones terminados. La espalda parecerá más corta, pero tiene que medir lo mismo desde la sisa hasta el bajo que en el delantero. Y el delantero ya os lo he dibujado aquí con los piquetes. Los patrones van colocados por el centro sobre el lomo de la tela para que al cortar quede simétrico.
Ya sabéis que podéis modificar a vuestro gusto el largo. Yo os recomiendo probaros una sudadera que ya tengáis para tomar referencias. Yo por ejemplo quise tomar la referencia del ancho del bajo para la banda inferior. No me gusta que me quede ajustada pero tampoco demasiado ancha y tengo una sudadera que para mi gusto tiene la medida perfecta.

Confección. Pasos:

No suelo hacerlo cuando no he hecho fotos del paso a paso de la costura, pero os voy a dejar por escrito aquí abajo mismo las instrucciones para coser la sudadera igual que lo he hecho yo. Más que nada para que tengáis en cuenta un par de cosas sobre el patrón y que no os dé dolor de cabeza cuando os pongáis con la costura.
  1. Lo primerísimo, sujetar con alfileres los pliegues del hombro en ambos lados y comprobar que queda simétrico. Otra opción es hacerlo fruncido (de manera que quede asimétrico) pero para mi gusto creo que puede quedar una costura demasiado gordita en los hombros. Yo prefiero pliegues. En mi caso probé de ambas formas antes de coser, pero me acabaron gustando más los pliegues HACIA EL CUELLO en vez de hacia el hombro. Creo que el drapeado se luce más. 
  2. Una vez tengamos los pliegues formados y sujetos con un hilván o a máquina, unimos el delantero y la espalda por los hombros y el costado encarando los derechos de la tela. Planchamos las costuras abiertas y sobrehilamos. Si sobre hilamos juntas las dejamos siempre hacia la espalda. 
  3. Colocación de las mangas. Como bien me ha preguntado Silvia de Chita Lou, podéis perfectamente colocar las mangas antes de cerrar los costados, sobre todo si estáis acostumbradas a hacerlo asnillos las que coséis punto más a menudo. Yo las coloco igual que cuando coso tela plana. Cierro cada manga doblándolas a lo largo encaradas por el derecho. Planchamos la costura abierta y sobrehílo los márgenes juntos. Pongo la manga del derecho y el cuerpo de la sudadera del revés. Introduzco la manga de manera que el derecho de la manga y el derecho del cuerpo queden encarados y sujeto el contorno con alfileres. Coloco primero un alfiler juntando las costuras del costado con la de la manga y a partir de ahí voy repartiendo por igual el resto dela tela para que quede bien embebida. Cosemos a un centímetro, planchamos la costura abierta y sobrehilamos los márgenes juntos.
  4. Ahora cogemos las bandas rectas del cuello, el bajo y los puños. Unimos cada una sobre sí misma para cerrarlas. Se dobla la pieza por la mitad encarando los derechos y se cose en el extremo. Planchamos las costura abiertas y, aprovechando que estamos con la plancha, planchamos a la mitad tal cual va a quedar la banda a lo largo para dejarla ya preparada.
  5. Las cuatro bandas (dos puños, bajo y escote) las he colocado igual. En mi caso, como mi estampado tiene dibujo y el dibujo tiene sentido, es decir, todos los granjeros tienen la cabeza hacia el mismo lado, al doblar las bandas, una lado quedará con los granjeros boca a abajo y el otro están de pie. Os lo digo porque luego éstas son las cosas que da mucha rabia para descoser. (ejem). A lo que vamos, colocamos encarado con la tela el lado bueno de los granjeros y cosemos por el margen de costura. Estaremos cosiendo tres telas a la vez porque la banda está doblada. Así que yo he preferido sobrehilar los márgenes de costura juntos. Pero recordad que hay que plancharlos primero separados. (!) IMPORTANTE: Recordad que las bandas son más cortas que los huecos de cuello, puño y bajo donde las queremos coser. Estos quiere decir que la tela de la sudadera se fruncirá un poco. Tanto en el cuello con en los puños se reparte muy bien y no se nota el frunce (no estiréis la tela que se deforma). Pero en el bajo hay que tener en cuenta que el delantero tiene más recorrido en el bajo que la espalda por la transformación que hemos hecho. Eso significa que por la espalda no se notará que habéis repartido la tela, pero en el delantero sí que se verá el frunce. Así que repartidlo bien para que os quede un frunce bonito y uniforme. (!) ¿CÓMO REPARTIR LA TELA? Como os digo, al ser las bandas más cortas, tenemos que repartir la tela de la sudadera para que no se nos pellizque si quede descompensada con zonas fruncidas y zonas sin frunce. Yo lo hago de la siguiente forma: primero caso las costuras si las hay que vayan a coincidir. Entonces cojo el lado opuesto del puño con el lado opuesto de la banda del puño y los sujeto también con un alfiler. Vuelvo a hacer lo mismo pero con los cuartos, es decir, con los puntos intermedios entre los puntos que acabo de sujetar. Y así hasta que lo vea bien repartido. En el caso concreto del bajo, notaréis que en el delantero os sobra bastante más tela que en la espalda así que tendréis que hacer muchos más puntos intermedios.
* Si usáis remalladora dejad el margen de costura normal y podéis coser absolutamente todo con la remallardora. 
* Si usáis máquina plana como yo, probad primero que vuestra puntada recta os mantenga la elasticidad en la costura. Sobre todo en el cuello, porque si no no podréis meter la cabeza. Si veis que no os da margen de elasticidad usad una puntada en zig zag. Algunas máquinas planas tienen puntadas específicas para zig zag, consultad vuestro manual de instrucciones y haced una prueba en un retal. Yo usé la puntada recta de mi Alfa Practik 5 en 2,5 de largo de puntada excepto para sobrehilar y para los puños, cuello y bajo, que utilicé mi remalladora con tres hilos (puntada de seguridad).


¡Nada más!
Como siempre estaré encantada de ver vuestras versiones y comentar cualquier duda por aquí o en el email.

¡Espero que os haya gustado! Yo lo llevo puesto mientras escribo este post. Ya me lo he puesto dos veces y estoy encantada!!!!!!

¡Besos! :)
Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario :)