Primavera con Ribes y Casals

¡Buenas!
Llego al límite del tiempo para publicar mi propuesta para el nuevo reto de HandBox junto a Ribes y Casals
Teníamos fecha hasta hoy para publicar, cada uno de los participantes, una prenda hecha por nosotros mismos con telas de la colección de primavera de su tienda online.
Yo pensaba que me había venido muy arriba y me había ido mucho al verano, pero viendo las propuestas de mis compis de reto está claro que nos hemos emocionado todos pensando en el calorcito.
 
Puedes ver todas las propuestas siguiendo el hashtag #primaveraribesycasals en redes sociales. Además, a partir de mañana, podréis votar vuestra favorita en el Facebook de Ribes y Casals.
Creo que realmente una propuesta de primavera más realista sería un chubasquero. Porque creo que aún me queda bastante tiempo para poder estrenar este vestido.
Mi propuesta es un vestido con escote "halter", un escote que me encanta para tapar esas mollitas que salen en las axilas (jajaja, las que tenéis ese debate existencial sabéis de lo que hablo). Se ata por la espalda con el mismo bies que he hecho para rematar el borde.
He hecho un volante abajo frunciendo a máquina y he usado para el bajo mi prensatelas favorito, el de dobladillo fino, o como aprendimos en mis stories, de "roulette".

He hecho una transformación muy sencilla en mi patrón base para hacer ese frunce en el centro del pecho. Además, he forrado el cuerpo delantero para poder llevarlo sin sujetador. Porque, creo que se aprecia, el escote es bastante vertiginoso! jejeje
La tela que he elegido es un plumeti de algodón rojo. Hay algún otro tono de rojo, pero este me pareció muy vibrante y la verdad es que no tengo ningún vestido rojo. Y sin embargo, ¡es mi color favorito!
Os dejo aquí el paso a paso de la transformación del cuerpo partiendo de mi patrón base delantero.
  1. Partiendo del patrón base delantero, vamos a omitir la pinza de talle si queremos algo más ablusado. Si lo queremos más ajustado, yo quitaría del costado el ancho de la pinza.
  2. Sobre el patrón en papel, cortamos por la línea de puntos que va desde donde queremos que vaya el escote hasta la pinza de pecho.
  3. Con este corte podremos cerrar en el papel la pinza de pecho y se abrirá una pinza en el centro delantero. Hacemos un corte en disminución hasta la cintura desde el centro al costado (este desnivel hay que tenerlo en cuenta a la hora de hacer la falda) y de igual forma dibujamos la forma del pecho (líneas discontinuas)
  4. Dejaremos más margen de costura en la zona del frunce para luego poder insertar el lazo que he puesto en el escote. Esta es la forma del patrón en plano. Cuando frunzáis la zona marcada se formará el hueco del pecho y el frunce central.

Y os dejo aquí las fotos del resultado final. Por cierto, el pendiente, si os acordáis, lo hice hace un par de años para una boda y os vuelvo a dejar el paso a paso aquí.
¡Espero que os guste!
¡Besos! :)
Laura

La forma más fácil de coser un cojín

¡Buenas!
Mucho pintar y limpiar, pero los primeros días que estuvimos en la academia tuvimos poca costura. Ya por fin estamos más asentadas y hemos retomado las máquinas en nuestro ratos libres.
Y lo primero que hicimos no fue ropa, como nos gusta hacer. Si no alfileteros, cestas para el material y fundas de cojín.
Yo me enamoré de esta tela de Ribes y Casals en cuanto le eché el ojo.
Pero me enamoré el doble cuando me fijé que además era de algodón orgánico con certificado OEKO TEX. Y es que hay una pequeña selección de algodones orgánicos ahora mismo tanto en su tienda online como en la física.
Compré suficiente para varios proyectos que ya iré compartiendo por aquí con vosotros.
El primero han sido funda de cojín para adornar nuestra zona de café :)
La verdad es que el estampado alegra cualquier rincón. Y era todo tan blanco y limpio que aquello parecía un quirófano. Hasta que no hemos tenido nuestros cojines no lo hemos visto acogedor.
Lo que puede hacer un pequeño detalle de decoración en un espacio es magia. La plantas e verdad que también hacen. Pero se veía todo un poco aséptico hasta que metimos el estampado.
Queríamos algo que fuera más bien abstracto, y eso estampado con efecto óleo me pareció lo más.
Además, pensando en proyectos para los principiantes, decidí hacer las fundas sin cierre. Es decir, sin cremalleras, ni botones ni nada, para que fuera un proyecto apto para los primeros pasos en la costura.
Además, eso que nos ahorramos en cremalleras (jejeje)
Es un tutorial muy sencillo, y en dos sencillos pasos tienes tu cojín hecho.
El relleno también lo hice yo, aunque lo podéis comprar y hacer las fundas a la medida del relleno que escojáis.

Materiales:


El relleno:

Yo quería cojines de 45x45 cm. Por lo tanto, primero hice los rellenos cortando dos cuadrados de 47x47 cm para cada cojín. Así dejaba 1 cm de margen de costura por todo el contorno.
  1. Ponemos los dos cuadrados de popelín que conformarán un cojín de relleno enfrentando sus derechos, de manera que queden encarados y el revés de la tela hacia afuera. Cosemos todo el contorno excepto un hueco de unos 10cm por donde nos quepa la mano. 
  2. Por ese agujero daremos la vuelta al cojín para que quede del derecho y la costura quede por dentro. 
  3. Rellenamos el cojín con el relleno de bolitas por el agujero. Comprobad que la cantidad de relleno es suficiente y a vuestro gusto.
  4. Cosemos la apertura a mano o a máquina. Una vez cerrado repartimos bien el relleno dando vueltas al cojín en el aire. Parecerá una tontería pero se repártenos genial ¡y es muy divertido!

Paso a paso de la funda de cojín:

Aquí viene el tutorial en sí. Las fundas son casi tan fáciles como el relleno. Las hice en una pieza, de manera que por detrás, quedasen los extremos solapados para poder introducir el relleno y que quedase oculto una vez dentro.

CORTAR LAS PIEZAS: Como queremos un cojín de 45x45 cm, necesitamos un rectángulo de 109cm. Hemos añadido 2 cm de costura por cada lado en los extremos cortos, y 1cm de costura en cada lado largo. Una vez cortado iremos a la plancha para marcar los dobleces por donde indico con línea discontinua en la imagen. Los dobleces marcan el tamaño del cojín.

  1. REMATAR LA APERTURA: Empezamos por hacer un dobladillo doble en los extremos estrechos del rectángulo. Éstos corresponden a la apertura de la funda por donde se introducirá el cojín de relleno. Por eso aquí hemos dejado dos centímetros de margen, en vez de sólo uno. porque doblaremos primero un centímetro hacia dentro y luego otro, así el borde de la tela quedará oculto.
  2. COSER LA FORMA DEL COJÍN: Guiándonos por las marcas que hicimos en el paso uno con la plancha, doblamos las solapas de manera que los lados vistos se queden hacia adentro, de manera que el cojín esté del revés. Pasamos un pespunte por ambos lados para cerrar los laterales, planchamos las costuras abiertas para que queden planas y sobrehilamos con una puntada en zig zag.

¡YA LO TIENES! Damos la vuelta y listo. Ya se puede introducir el relleno y decorar súper bonito cualquier espacio.



Espero que os haya gustado. Es un ejercicio genial para aquellos que están empezando ya que sólo requiere puntada recta. Además, es una forma práctica de hacer cojines ya que no necesitas poner cremalleras y eso te ahora tiempo y dinero en cremalleras. 

¡Muchas gracias por leer!
¡Besos! :)

Laura