La falda pareo

¡Buenos días!
Espero llegar a tiempo para que nos os quedéis sin haceros vuestra falda pareo este verano!
Si tenéis vuestro patrón base es súuuuper fácil de sacar. Además también es muy fácil que nos quede bien a la primera sin tener que ajustar nada. Como es cruzada y superpuesta, se puede hacer sin necesidad de que las medidas estén perfectas, así también puede ser una buena idea para regalar o para compartir con amigas ;)
Yo estoy muy contenta con la mía. Escogí una viscosa estampada que es muy ligera y fresquita. Cuando caminas te entra el airecillo y según con qué te lo pongas puede ser más o menos informal.
Me preguntas mucho por las sandalias :) Son de Hinia brand, y las recomiendo un montón!
El experimento inicial lo hice en largo, y no la superpuse demasiado, así que, madre mía, resulta que no puedo caminar muy rápido porque se abre mucho y se ve más de la cuenta. Jajaja. Por eso en las instrucciones veréis que hago hincapié en hasta dónde debemos alargar los cruces delanteros.
Bueno, además, como hice dos versiones en corto, he de decir que se abre mucho menos en la versión de falda corta que en la larga. Creo que en la larga coge vuelo, como si fuera una capa. Sin embargo la corta se queda más en su sitio.
A mí, personalmente, me gusta más la larga porque se mueve más y queda muy bonito al caminar. Eso sí, siempre y cuando hayamos subsanado el problema que os comentaba! ;)
Las versiones en corto las hice diferentes para probar diferentes acabados. Aquí ya cada uno a su gusto. En la muestra de tencel verde hice vistas y cordones interiores para sujetar por dentro la solapa que se queda abajo. Y en crespón rojo hice una muestra para la academia con volantes por todo el bajo.

La transformación del patrón:

Partiendo de tu base de falda vamos a hacer unas modificaciones en papel para que tengas las piezas que necesitas para hacer la falda pareo cruzada con lazada en la cintura, igual que mi falda larga.
  1. Partimos del patrón base de falda. Da lo mismo si es el patrón delantero que de espalda. Normalmente no suelen tener mucha diferencia. Si tienes dudas usa cada uno para cada parte.
  2. Sobre el papel cortamos con las tijeras de papel en línea recta desde el final de la pinza hasta el bajo. Nos quedará el patrón en dos piezas que volveremos a pegar con celo por la pinza, como si la cerrásemos.
  3. Sobre esta nueva pieza que nos ha quedado dibujamos el patrón de la espalda. Redondeamos la cinturilla para que no queden picos. Y desde el costado redondeamos el bajo hasta el centro de la espalda. Esta pieza se cortará al lomo, en doblez, para obtener en tela una pieza simétrica. Yo lo he hecho en desnivel porque hice la parte de atrás un poco más larga.
  4. Y partiendo desde el punto 2, vamos a transformar de nuevo el patrón para hacer la pieza del delantero, que es la que cruza por delante. Volvemos a redondear la cinturilla para que no queden picos.
  5. Alargamos la cinturilla en recto la misma medida que el otro lado. De esta forma la falda os cruza de costado a costado (no como mi primera falda pareo, que no cruza tanto y si hay mucho viento se abre de más). Y en el bajo desde el costado trazamos una curva hasta la cinturilla.
*Es importante que los costados midan lo mismo ya que van a ir cosidos juntos!


Así, para coser nuestra falda necesitaremos cuatro piezas:
  • La pieza "A", que es la espalda y se corta con la tela doblada por el lomo para que nos quede una pieza simétrica.
  • 2 piezas "B" simétricas para que crucen una por encima de la otra en el delantero.
  • Y la pieza "C", que es la cinturilla. La cinturilla tiene que medir el doble del ancho que queramos más los centímetros de costura (por ejemplo, si quiero una cinturilla de 3 cm, el ancho de la pieza C tendrá que ser de 3+3+1+1=8 cm, que corresponde al ancho de la cinturilla dos veces, y a 1cm de margen de costura por ambos lados). Y de largo tendremos que medir la cinturilla de la falda y darle 1 metro más, aproximadamente, para que quede un lazo un poco largo. Seguramente tengáis que hacer la cinturilla en dos piezas, porque con el ancho de la tela no va a llegar. Lo que yo hice fue hacer coincidir una de las costuras de la falda con la costura de la cinturilla para que se notara lo menos posible.

Y listo. No tiene más misterio. Después de hacer la primera seguro que se os hace mucho más fácil entenderlo todo.

¿Ya te has hecho una falda pareo este verano?
¿Te animas con este tipo de faldas?

A mi me apetece hacerme otra larga pero aún no sé qué tejido elegiría! ¿Ideas?
¡Gracias por leer!
¡Besos! :)
Laura

#coctelHHMadrid: Mi primer vestido

¡Buenos días!
Creo que este va a ser el verano que más tiempo vaya a tener para coser hasta ahora!
En parte es mucho más fácil teniendo el espacio de la academia, porque ya está todo listo para coser, tengo allí ya todas mis cosas y, en fin, voy a pasar mucho tiempo allí en julio y agosto.
Pero además, Karu y yo ya tenemos agendado el nuevo evento costuril de septiembre, para el que tendremos que coser también durante el verano:
¡El primer cóctel de la academia!
Hemos dejado un post en la web de la academia con toda la info, pero os resumo por aquí que es una excusa para reunirnos llevando puesto un vestido cosido por una misma.
Creo que va a ser muy guay. De todas formas, pensando en las que no van a poder venir físicamente al evento, hemos preparado un hashtag y cuatro temáticas diferentes para ir compartiendo por Instagram el proceso del vestido durante el verano.
El hashtag es #coctelHHMadrid y la primera temática es "mi primer vestido".
Yo por suerte tengo mi primer vestido documentado en el blog!
Jo, no sabéis qué recuerdos y qué sonrisa se me ha puesto mientras repasaba mis primeros posts del blog. No llevaba ni un año cosiendo y el blog era mi pequeño momento de desahogarme y compartir todo lo que me estaba dando la costura.
También me da risa pensar en los acabados de mis primeras prendas. Madre mía, jajaja. Me podrían dar vergüenza de mi misma, pero no, oye, estaba aprendiendo y tenía más ganas de estrenar prenda nueva que de tener un interior bonito. ¿Os identifica?
Pues, eso, os quería animar a compartir en vuestras redes sociales durante esta última quincena de agosto vuestras historias con vuestro primer vestido. Yo también compartiré la mía y ya el 1 de agosto cambiaremos a la siguiente temática.

La historia de mi primer vestido:

La verdad es que me apetece compartir no sólo la historia de mi primer vestido, si no también la historia de mi primer vestido de fiesta. Creo que además de identificarme más con el recorrido que he andado después, la historia en sí tiene más "chicha".
Para empezar, al post de mi primer vestido lo llamé "volantes". Por entonces no tenía ni idea de cómo se cortaba un volante, pero oye, me lo inventé y no quedó ni tan mal (por fuera, jejeje).
La historia completa la tenéis en este post del verano de 2011, mi primer verano cosiendo, ¡anda que no ha pasado tiempo! Me lo estrené para un fin de semana que fuimos a navegar para acompañar a un amigo a que se sacara su licencia de vela. Lo hice con un crepe del año de la polca que me dio mi abuela cuando le dije que había empezado a coser ¡y me sentí súper orgullosa de mí misma al llevarlo!
Además, un tiempo después, tuve mi primer encargo, que fue este mismo vestido pero en negro. ¡Eso sí que no me lo esperaba!

Mi primer vestido... de fiesta:

Ahora, mi primer vestido de fiesta fue un auténtico d r a m a.
Quedó muy resultón y tuvo buena acogida, pero ese es el final de la historia. Todo lo anterior fue eso, un auténtico drama.
Estaba invitada a la boda de unos amigos de mi novio de la universidad. Y yo y mi primer verano de costura nos vinimos arriba, así que decidí que mi vestido para la boda me lo iba a hacer yo.
De hecho lo documenté con varios posts en el blog. Un post con el proceso de diseño, otro con los detalles del vestido, y otro con el resultado final el día del evento.
Pues eso, yo llevaba unos meses cosiendo, ¿no?. Pues nada. Me inventé el patrón, me compré el forro, crepe y gasa. Y al lío.
Bueno, dos semanas de drama que acabaron conmigo desesperada pensando que no lo iba a poder llevar, que no tendría nada que ponerme ese día, que iría en vaqueros. 
Claro, yo esto lo hago desde mis inicios: ir siempre al límite. ¿Para que coserte el traje dos meses antes de la boda si puedes esperarte hasta el último minuto? Esa emoción de rematar bajos la mañana antes de la boda. Maravilloso.
Y por supuesto, no sólo era un traje largo, forrado, con gasa, con escote delante y detrás, no. Yo también quería coserle unas cadenas para sujetar la espalda, hacerme la cinta que llevaría en el pelo y ¿¡cómo se hace un drapeado por el amor de Dios!?
Lo apañé de aquella manera y el bajo a mano me lo tuvo que coser una amiga de mi madre porque si no, yo no llegaba y la pobre se apiadó de mi.
El día de la boda iba con la sensación de que todo el mundo miraba las imperfecciones de mi costura (obviamente, con su visión láser), pero se me fue pasando cuando llegaron los primeros cumplidos. La cadena de la cintura se me descosió un par de veces, pero yo iba preparada con mi kit de costura de emergencia en el bolso porque no me fiaba nada de mí misma, claro.
Así que al final, el drama fue el que yo misma me había creado por venirme arriba, por dejar todo para última hora y por pecar de falta de confianza.
Pero hoy día me acuerdo de ese vestido con mucho cariño. Lo tengo aún, guardado con el resto de trajes de eventos que me he cosido. Tiene un millón de defectos, pero para mi no tiene precio. Fue mi primer vestido de noche y ha sido el que me ha animado a seguir cosiendo fiesta, que es lo que más me gusta diseñar en el mundo!
Eso sí, a todas mis alumnas les digo siempre que se ahorren este drama y que elijan proyectos más sencillos, o que se lo tomen con calma y mucho tiempo para no pasar por el estrés que pasé yo.
Lo recuerdo con mucho cariño, sí. Pero también recuerdo perfectamente el estrés y el agobio. Y aunque ahora me parezca que no es para tanto, creo que es de esas cosas que si no salen bien, te puedes llevar una mala experiencia y no querer volver a ver una aguja en tu vida!
Fin de la historia del drama!

¿Compartes tu historia?

Ahora, me encantará conocer vuestras historias y ver vuestras fotos en instagram!!!
Va a ser momento de confesiones como el mío, de recuerdos, de nostalgia...!!! Y las que aún no hayáis cosido vuestro primer vestido también! ¿Qué esperáis de vuestro primer vestido? ¿Cómo os gustaría que fuera? O quizás no has hecho un vestido desde cero pero sí que te has arreglado uno o has customizado otro que ya tenías.
¿Os animáis a contar vuestra historia?
¡Gracias por leer!
Besos :)
Laura