Estuche cuadrado

¡Buenas!
Por fin me siento un buen rato a escribir por aquí y a compartir, paso a paso, cómo hice este pequeño estuche que ahora me acompaña todos los días en el bolso.
El tamaño es más gracioso que práctico, aunque no se queda pequeño y aún así no abulta mucho. A mí lo único que no me cabe es la crema de manos, que es un poco más larga y voy a tener que buscar otro formato (otro formato de crema, no de estuche ;)).
Pero dentro llevo: cacao para los labios, pañuelos, pendrive, el adaptador para el Mac, un boli, un coletero, la lima de uñas, el pañuelo de limpiar las gafas y pantallas, los chutes de glucosa de mi amor El Diabético y múltiples tickets y basurilla del estilo. ¡Es como un minibolso dentro de mi bolso!
En la academia ya hay un par de personas haciéndolo y hay dos formas de hacerlo según tu conveniencia: la fácil y la difícil.
La pega de la fácil es que por el interior se ven los bordes sobrehilados. En cambio "la difícil" es súper limpia, casi reversible!
Para hacer la opción fácil (1), hay que recortar dos piezas iguales cortadas al lomo. Para hacer la difícil (2), la pieza del forro hay que cortarla en dos partes. En vez de cortarla al lomo hay que dejar un centímetro de margen de costura en ese lado. Más abajo os dejo el esquema para dibujar el patrón.

Pero vamos paso a paso:

  1. Primero los materiales: Lo ideal es usar telas con cuerpo, para que quede el estuche de pie y se sostenga solo aunque esté vacío. Yo usé, para el primero, dos lonetas, una estampada para el exterior y una lisa para el forro. El segundo, el "difícil", lo hice más difícil aún porque usé para el exterior una tela fina de algodón, así que primero tuve que ponerle entretela para que quedara con algo más de cuerpo (veréis fotos con entretela y sin ella porque lo repetí, jejeje). Pero para el forro no me la jugué y usé loneta. La cremallera es de 18cm. Si la elegís de otra medida, tened en cuenta que a la medida de la cremallera hay que sumarle dos centímetros de margen de costura y a partir de esa nueva medida formáis el cuadrado del nuevo patrón. Por ejemplo, mi cremallera es de 18cm. 18+2=20cm. Por lo que mi patrón es de 20x20cm. 
  2. El patrón: Para hacer la versión "fácil", hay que cortar la tela doblada por la mitad, por donde pone "LOMO". Hay que cortar igual la tela y el forro. Una pieza doblada de cada. Para la versión "difícil", sólo hay que cortar al lomo la tela exterior. Para el forro usaremos el mismo patrón dando un centímetro extra donde lo indica el "+1". Cortaremos dos piezas así. 


3. Paso a paso:
  • Primero cosemos la cremallera. Como tú lo hagas normalmente. Yo coso primero la cremallera a la tela exterior. Abro la cremallera y la coloco derecho con derecho alineada en el borde de la tela, de forma que los dientes de la cremallera queden hacia dentro, no en el borde de la tela. Cuando coloco el forro, como se hace un sandwich a la cremallera y queda oculta, me guío por la costura que he hecho al coser la tela exterior, como coser a ciegas. Puedes ver más abajo en las fotos que después le hice un pespunte visto para sujetar la tela por el derecho. Lo puedes hacer también por el revés si se te pilla la tela interior al abrir y cerrar la cremallera.

  • Para la versión 1 ya casi estaríamos. Sólo nos quedaría poner el estuche del revés y plano, de manera que podamos coser y sobrehilar el forro y la tela juntos en los lados perpendiculares a la cremallera. Después, seguimos del revés y cosemos las cuatro esquinas juntando de nuevo las dos capas de tela (forro y tela exterior).

  • Para la versión 2, como tenemos el forro en dos partes, vamos a cerrarlo dejando sin coser el centro del lado largo.

  • Con la cremallera como eje central, ponemos el estuche del revés, en plano, con los forros abajo y las telas arriba y sujetando el extremo abierto de la cremallera en su sitio (la cremallera la dejaremos un poco abierta para que nos ayude a dar la vuelta. Cosemos todas estas capas juntas, tanto en un extremo de la cremallera como en el contrario. No hace falta remallar porque va a quedar todo oculto. Aquí es importante dejar en los extremos un centímetro sin coser, nos ayudará en el siguiente paso. Es decir, empezamos a coser a un centímetro y terminamos también un centímetro antes.

  • A continuación nos queda lo más rollo: las esquinas. Verás que en vez de ser cuatro son ocho, porque vamos a hacer por una lado las esquinas del forro y por otro las de la tela. Por eso es importantes que en el paso anterior hayas dejado sin coser el centímetro que entra en conflicto con esta costura. Verás que te cuesta menos dejar las esquinas perfectas si tienes ese centímetro libre. Cogemos cada esquina y la abrimos de forma que lo que antes tenía forma de "L" se queda formando una línea recta. Cosemos. En la foto he señalado dónde está la cremallera, que es la que marca el centro del estuche y os he señalado dos de las ocho esquinas, ya cosidas (línea de puntos), del mismo lado, una de tela y otra de forro. Es un poco difícil de explicar en una foto, pero cuando lo estés cosiendo le verás todo el sentido ;)

  • Ya podemos darle la vuelta al estuche por el espacio que hemos dejado sin coser en el forro. Antes de meter el forro hacia el interior, coseremos el hueco que dejamos abierto en el forro con una puntada invisible a mano o con la máquina de coser. Y listo. Lo metemos hacia adentro y ya tenemos el estuche listo!
Podéis jugar con las medidas para hacerlo más o menos grande. también lo podéis variar en función de la cremallera que tengáis, si ya tenéis una que no es de la misma medida que he usado yo. En ese caso usaremos esa medida para adaptar el nuevo patrón desde el lado largo. Por ejemplo, en mi caso como la cremallera era de 18, he usado un cuadrado de 20x20cm para el patrón (añadiendo esos dos centímetros de margen de costura). Así que, si tu cremallera es de 22cm, tu patrón será de 24cm, y las medidas que te he marcado de 5cm pasarán a ser de 6cm, por ejemplo. Y las de 10, serán de 12 y así, con todas para que no pierda la forma de cubo.

El primer estuche que hice, que es el de las flores con la cremallera naranja, lo hice con la opción fácil, y el de las fotos del paso a paso, el del forro amarillo y la cremallera morada, lo hice con la opción 2, la "difícil", que ya habéis visto que no es que sea difícil, si no que requiere de un poco más de paciencia para que todo quede más bonito por dentro y por fuera.

¿Qué opción eliges tu?
Espero que os guste y os animéis a hacerlo en otros tamaños y que me contéis qué uso le queréis dar.
¡Qué vaya bien la semana!
Besos :)
Laura